martes, 29 de marzo de 2011

Tesis doctorales

El artículo de hoy va a ser un poco distinto a los últimos. Veréis que ha desaparecido la sección de materiales que he utilizado en la redacción del texto e, incluso, otros artículos del blog relacionados. Es que los materiales no están todavía al alcance de todos y tampoco hay artículos del blog relacionados. Ello es debido a que la columna de hoy es más personal. Después de escribir sobre temas tan duros como “La ciudad orgánica” o “La naturaleza en la ciudad” me apetecía hacer algo más cercano y hablar de algunas personas con nombres y apellidos con las que he compartido muchas horas. En lo que va de año tres de mis doctorandos han alcanzado el título de doctor. Siempre he dicho que la lectura de una tesis doctoral es la mayor fiesta académica que se puede dar en nuestro sistema de enseñanza. Eso quiere decir que llevo un año bastante festivo. Quería contaros algo de las tres. Pero no con la misma extensión porque unas son más adecuadas que otras para lo que se supone que es este blog. Además, tarde o temprano las tres se publicarán en Cuadernos de Investigación Urbanística y se podrá leer un resumen muy amplio de las mismas. E incluso, si los autores quieren, podrán ponerlas de forma gratuita en la red a disposición de todos. Para aquellos que estéis luchando con la vuestra querría animarlos un poco para que sepáis que, por lo menos, no estáis solos y que vuestro caso no es una anomalía sino que es un caso compartido. Aunque parezca increíble una tesis llega a leerse en algún momento. Veamos, cuando uno empieza parece que aquello es un trabajo normal. Con ayuda del director se hace un proyecto que incluye unos tiempos, unos objetivos a conseguir y una metodología. Luego la comisión correspondiente lo aprueba. Hasta aquí todo lógico y asumible. Uno empieza con mucha ilusión pero, a la vez, tiene que trabajar, ocuparse de la familia, ganar dinero (a veces es independiente del trabajar) e, incluso si queda tiempo, divertirse.

Los jóvenes de hoy no se imaginan el infierno de escribir una tesis
con una máquina de carro. Fragmento de mi propia tesis.


Poco a poco aquello se va dejando porque las prioridades son las prioridades y la tesis se va quedando como una espinita clavada en la conciencia y el “mañana me pondré a ello” se abre camino de forma inexorable. Esta situación es difícil de evitar. Yo lo que recomiendo, cuando se llega al momento “para mañana”, son dos cosas. La primera es darle la lata al director de la tesis. Si vais y le incordiáis con preguntas él, en justa reciprocidad, os pedirá que hagáis cosas concretas con plazos específicos (lo hará sólo para fastidiaros, claro, hablábamos de justa reciprocidad). Vuestra conciencia (la tenéis puesto que, de lo contrario, no habría aceptado ser el director de esa cosa que empezáis a odiar) os obligará a ir haciéndolo sin posibilidad de dejarlo para mañana porque mañana hay que llevarle los dos folios escritos. La segunda es que reservéis un tiempo todos los días para la tesis. Aunque sólo sea una hora y aunque no sean todos los días, pero siempre los mismos y a la misma hora. Es complicado conseguir un rincón de tiempo para la tesis pero cuando se consigue ya está: seguro que se acaba. Además, cuando aquello se convierta, primero en una rutina y luego en un recuerdo, ya veréis que en el futuro llegaréis a echarlo de menos. Todavía añoro, de cuando hice la mía, aquella hora de 7:30 a 8:30 (mi familia se levantaba a las 8:30) sin agobios, leyendo o escribiendo sobre un tema que me gustaba sin necesidad de dar demasiadas explicaciones a nadie de lo que hacía, como una hora de felicidad.

Ni tampoco los sudores que suponía mezclar bocetos, dibujos,
escritos y referencias. Fragmento de mi propia tesis.


Bien. Trucos como los anteriores o los que os inventéis son necesarios, porque el trabajador de una tesis doctoral, por lo menos en los doctorados que yo conozco de la mayor parte de las escuelas de arquitectura, no es un miembro de un equipo de investigadores que lleva a cabo una labor coordinada con otros que se apoyan y animan entre sí. Es un trabajador solitario, frecuentemente incomprendido en lo que hace (un bicho raro, vamos) que no puede confrontar sus avances más que con su director de tesis. Que no puede preguntar sus dudas a casi nadie. Que tiene que ir rogando por ahí que le den, por favor, la información que necesita para su trabajo. Que no puede contratar a una consultora para que le haga la encuesta que necesita y tiene que aprender a hacérsela él (y luego hacerla materialmente). Que tiene que viajar y, por supuesto, pagarse sus viajes. Que, además tiene que ganarse la vida porque las escasas becas que hay son, en la mayor parte de los casos, tan ridículas que no llegan ni para el almuerzo diario. Que, cuando consigue terminarla, tiene que desembolsar en efectivo el importe de unos cuantos miles de copias a color y luego encuadernarlas. Y para rematar todo esto, soportar que un miembro del Tribunal le diga que por qué, además de los cientos de horas que le ha dedicado, no ha estudiado el canto de los mirlos que, desde su punto de vista, es muy importante para determinar el régimen de la propiedad del suelo en el siglo XV.

Valdivia inundada por el tsunami de 1960
Foto extraída de la tesis de Mario del Castillo


Bueno, a pesar de todo esto seguro que la terminas. Tengo unos cuantos ejemplos de bichos raros como los que he descrito en el párrafo anterior que ya son doctores. Lo juro. Y en lo que va de año, tres. Voy a empezar por orden inverso al de su lectura. El más reciente de mis ya doctores de este año es Mario del Castillo. Mario y su mujer son chilenos y provienen del doctorado conjunto con la Universidad de La Serena, creo recordar que de su tercera edición. Cuando los conocimos vivían en Osorno y se habían desplazado a La Serena para hacer los cursos de doctorado. Luego decidieron romper con todo y se vinieron a España a hacer sus tesis doctorales. Por cierto, que Claudia, la mujer de Mario, también ha leído la tesis recientemente (se la dirigía Agustín Hernández). Además no vinieron solos a España. Les acompañó su hija que, después de los años pasados aquí ya es casi más española que chilena. Vinieron convencidos de que iban a terminar sus respectivas tesis más o menos en un año y luego volverían. Pero ya una vez aquí empezaron a trabajar en una cosa y otra, se encontraron cómodos y la cosa se fue demorando. Al final la situación de crisis, la falta de trabajo y la presión que ejercimos como directores de sus tesis, tanto Agustín como yo, hizo que consiguieran terminarlas. Como podéis ver, aún en las situaciones más desfavorables, las tesis tienden a terminarse.

Plano de Puerto Montt en su época fundacional, 1959
Imagen de la tesis de Mario del Castillo


Mario leyó su tesis el pasado ocho de febrero. Su titulo era: La Huella Construida de la Oportunidad: Interpretación del modelo de planificación urbana en dos ciudades medias de Chile, el caso de las ciudades de Valdivia y Puerto Montt. A Mario le aprobaron su proyecto de tesis en el año 2005 cuando ya estaban en España. Se trata de una tesis muy técnica. Para hacerla tuvo que volcar toda la información de planeamiento de ambas ciudades en un SIG y luego elegir variables e indicadores, trabajar todo ello y darle vueltas hasta conseguir demostrar lo que quería. El trabajar con miles de datos y cientos de planos (literalmente) hace complicado convertir una tesis de 500 páginas y 5 anexos en un par de párrafos de un blog. No lo voy a intentar, por supuesto. Simplemente voy a reproducir el apartado 1.2 que llama “Hipótesis” y lo dejaré así, como está reproducido abajo, con la pregunta final en el aire para que cuando se publique la busquéis e intentéis averiguar la respuesta. Como he hecho en otras ocasiones, y con objeto de facilitar la lectura, no pondré comillas ni cursivas en las transcripciones que haga de párrafos enteros pero la autoría es de las personas que aparecen debajo de cada título y llegan hasta donde retomo el hilo central del artículo.

La huella construida de la oportunidad
Mario del Castillo

En Chile, la apuesta gubernamental de los últimos 30 años en relación a la planificación urbana ha sido la desregulación en aras de la flexibilidad en los usos y densidades que favorecería la actuación privada y la transformación acelerada de las infraestructuras con su consiguiente beneficio económico. Se ha hecho habitual en el lenguaje cotidiano de políticos y profesionales del ámbito del desarrollo urbano y territorial de Chile, el hablar de las ciudades en términos cuantitativos y de territorios con mayor o menor desarrollo. Lo que se ha obtenido en la experiencia de Santiago, la ciudad más grande de Chile, es que modelo de ciudad existente que en alguna época tuvo valores y dimensiones propias, ha sido reemplazado por un modelo que responde a nuevas expresiones y dimensiones provenientes del campo del mercado del suelo y la construcción como ocurre en la mayoría de las ciudades contemporáneas.

Puerto Montt, variación media por uso de vivienda
Plano extraído de la tesis de Mario del Castillo

Señalar en la imagen para ampliarla


Sin embargo, cuando la democracia se consolida en Chile a principios de los años noventa, los organismos públicos entran en un proceso de maduración y pese a encontrarse dentro de un marco tan poco regulado como el chileno, toman decisiones de ordenación y de control del territorio. Se da un proceso de planificación del territorio urbano que se va conformando en relación a la realidad social y física. Los actores sociales apuestan por que las cosas sean de una manera o de otra, mientras que los organismos que desarrollan y ponen en vigor el planeamiento ya no actúan como organismos neutrales y alejados que toman sus propias decisiones, sino que responden a esas apuestas u oportunidades urbanas referidas a lo que se desea o no para la ciudad. Este proceso determina una huella sobre el territorio urbano, la huella construida de la oportunidad, que en esta fase es una huella propuesta. En consecuencia, la huella construida de la oportunidad es el propio plan. Esta huella propuesta es imagen de las variaciones en los usos y las libertades o restricciones que se determinan en el planeamiento. Entonces, a medida que se dan más libertades, ¿mas se pone el territorio urbano al servicio del sistema inmobiliario?

Comportamiento de las ciudades en el período estudiado
Imagen de la tesis de Mario del Castillo


Hasta aquí la transcripción del planteamiento del trabajo que figura en la tesis de Mario. El día 1 de febrero leyó su tesis Alberto Dentice, otro de mis doctorandos chilenos. Alberto llevaba bastantes más años (todavía más que Mario) con una tesis interrumpida en ocasiones por los avatares de la vida y porque la información que tenía que conseguir (en el archivo de Indias en Sevilla y el trabajo de campo en auténticas expediciones a lugares donde no había ni caminos) le llevó mucho tiempo, viajes, dinero y esfuerzo. Correspondía, además, al primer programa conjunto que hicimos con la Universidad de La Serena en Chile donde desarrollaba su labor como profesor. Cuando una tesis de estas características llega a su lectura os puedo asegurar que para su director es algo emocionante. Para el ya doctor, imagino que el fin de una pesadilla. El título era el siguiente: Determinación del camino prehispánico “del Inca”, entre la quebrada De Santa Gracia y la Comuna de Vicuña. Su utilización turística. Aunque normalmente las referencias son al “camino del Inca”, en la región estudiada Olla de Caldera (La Serena, IV Región de Chile) se suponía que estos caminos eran dos, con un recorrido norte-sur. Alberto demuestra en la tesis que, en realidad, no se puede hablar de camino o caminos, sino de una auténtica red viaria interconectada que da soporte a lo que llama en forma metafórica un “territorio-urbe”. Un territorio unitario articulado por su red viaria, asociada a un imaginario simbólico de culto solar, y adhesión a prácticas estatales: tributo mitayo, distribución de bienes, censos y transferencias de población, relativas a espacios productivos y sus pisos ecológicos. Pero Alberto no se queda en la necesidad de cambiar los planteamientos basados en la explotación turística “del camino”, por otros de “la red caminera” y asociados al territorio considerado como superficie y no como línea, sino que es capaz de señalar sobre el terreno algunas áreas que se corresponden con esta red.

Primera expedición, Quebrada Las Mollacas, Los Puntiudos
Foto de la tesis de Alberto Dentice


De la tesis de Alberto en lugar de transcribir las conclusiones o la introducción, como era la propiedad del suelo inca, o qué sucedió cuando llegaron los españoles he pensado que sería mejor reproducir parte de la descripción que hace de su segunda expedición para que se vea que una tesis, a veces, no es sólo, leer o escribir, sino que se vive. Además porque me recuerda mi propia tesis cuando, por ejemplo, me recorrí “O Cebreiro” en Galicia cuando todavía había pallozas en las que convivía la gente con el ganado porque era una forma de darse calor, y donde hablé más gallego que nunca en mi vida porque los aldeanos no sabían hablar castellano. La primera expedición, que hizo en marzo de 2008, tuvo un carácter mas “oficial” ya que iba junto a un equipo multidisciplinar dirigido por un arqueólogo y en el que le acompañaban el director del Museo Gabriela Mistral de Vicuña, un ingeniero de minas y el presidente de la comunidad de Olla de la Caldera (incluso llevaban un arriero que hacía de guía de la expedición). Pero la segunda fue ya mucho más personal y, en cierto sentido, precaria que la primera. Se desarrolló un año después, en julio de 2009, y su objetivo era señalar la conectividad de senderos entre los puntos de interés del área de Los Infieles. Llevaba, como material de referencia, una serie de marcas obtenidas de la observación del área mediante Google Earth, a partir de datos extraídos por observación directa del terreno en la expedición anterior. Veamos un par de párrafos de la descripción que hace de la misma.

Segunda expedición al área de Los Infieles
Alberto Dentice

En la expedición pedestre se recorrieron los senderos, corroborando la localización de puntos por sus coordenadas, la altura sobre el nivel del mar, y fotografiando los pormenores del camino; se consideraron las instalaciones servidas por dicha ruta, y las posibles conexiones con los suministros, poniendo especial atención, a probables fuentes de provisión de agua, conectividad con centros de labor, y líneas principales de camino. El programa expedicionario, contemplaba un rango mayor que el efectuado, ponderándose la mayor penetración de lo observado, por sobre la cobertura. Así en el comienzo, se gasta la mayor parte del día en encontrar el mejor sitio para salir de la carretera y abordar el terreno. Se contemplan dos acometidas para llegar a destino: desde el Oriente, subiendo por el costado del pueblo de Almirante Latorre, para luego bajar a Los Infieles; o desde el Sur, unos Kilómetros carretera abajo.

Segunda expedición, "midiendo el ancho del camino"
Foto de Alberto Dentice


En la Olla de Caldera, durante la segunda expedición del trabajo de campo, se pudo distinguir el hecho siguiente: situados en el precario campamento constituido por el vehículo, con sus puertas abiertas en la cima de un cerro, a 2 Km de la carretera vecinal, cuyo flujo diario no excederá de 10 o 12 vehículos; al ocaso del día de arribo, se escuchan silbidos a lo lejos, luego de 20 minutos, se ve venir un hombre de a caballo y su perro. Al rato después llega junto a nosotros y se presenta; se trata de un lugareño, integrante de los trescientos cincuenta que viven en la Olla de Caldera. Con respeto y cierto disimulo, averigua quiénes somos y por qué nos hallamos allí. Los habitantes del lugar, nos han visto desde el momento que entramos en el amplio radio de su mirada; estamos en medio de sus dominios inmediatos, la morada del montado se avista desde la loma contigua. En la conversación, surge el hecho de visitas anteriores y nuestros afanes. La historia de todo ello, está perfectamente clara en su memoria; sabe cuándo, cuantos y quienes estuvimos en la expedición pasada, hace ya un año, por donde anduvimos y cuales fueron nuestras vicisitudes.

Fragmento del segundo ensayo de la ruta para la tercera expedición
Imagen de la tesis de Alberto Dentice


Ofrece dignamente su servicio de guía y sus mulas, para futuras expediciones; nos da las señas de unos caballos, preguntando si los hemos visto, se habían escapado del corral dos días atrás; decimos que estaban de mañana, en el cruce del camino y la quebrada, saliendo del poblado Almirante Latorre. Agradece tornando sobre sus pasos, el dato le ha ahorrado, un día y medio de cabalgata hacia El Chacay, lugar donde suponía habrían partido los animales. Antes de despedirnos, le preguntamos sobre caminos y senderos que le parezcan antiguos; con naturalidad y sin mucho entusiasmo, dice conocer muchos, que por allí les llaman “caminos de Indios” y que, nos encontramos frente a uno de ellos, el que remonta el cerro Los Infieles. Este tramo, coincide con el trazado sobre el mapa Google Earth, para el itinerario de la expedición.

Dibujos de la “Coronica y Buen Gobierno” de Poma de Ayala, 1612
Amojonadores e inspectores de caminos incas

Imágenes extraídas de la tesis de Alberto Dentice


El tercero de los doctorandos es Javier María Fernández-Rico que leyó su tesis el 21 de enero. El título era Formas de inserción de los yacimientos arqueológicos en áreas fuertemente antropizadas de la Costa del Sol: Una aproximación metodológica previa al aprovechamiento territorial de la ruina. Si tanto en este caso como en el de los demás queréis conocer los miembros del tribunal y el resumen oficial, podéis buscarlo en la página del departamento cuyo enlace figura al final del artículo. Javier partía de un hecho evidente para todo aquel que tenga alguna relación con los temas arqueológicos: cuando se hace un estudio arqueológico no se tiene en cuenta para nada el contexto en el que se encuentra el yacimiento. Entendía que su estudio debería abarcar cuestiones urbanísticas, económicas, de paisaje, identitarias, y otras. La tesis lo que hace es plantear una metodología que las considere. Además propone lo que llama la Carta de Oportunidad que va algo más allá que las Cartas de Riesgo Arqueológico y que podría suponer una ayuda importante, tanto para la planificación urbanística como para los programas de desarrollo turístico. Pero no sólo propone una metodología sino que la aplica al caso de cuarenta yacimientos arqueológicos situados en la Costa del Sol española. Es evidente que el trabajo de campo realizado fue muy importante. De esta tesis querría transcribir, por su interés para los lectores de este blog, parte de algunos epígrafes de la introducción que ayudan a entender claramente su objeto. Es a la que más espacio he dedicado sencillamente por razones de adecuación al tipo de artículo que pretendía.

Más allá de las Cartas de Riesgo Arqueológicas
Javier María Fernández-Rico

La relación entre un asentamiento humano y el medio físico sobre el que se desarrolla crea un determinado paisaje, como combinación entre medio físico y presencia humana. A lo largo de los siglos, este paisaje ha ido sufriendo diversas modificaciones, desde la misma fundación del asentamiento hasta nuestros días. Estos cambios estructurales han sido motivados por sucesivas ocupaciones, guerras, hambrunas, ampliaciones, etc., las cuales van dejando su huella en el paisaje. Estas huellas o permanencias, en muchas ocasiones prácticamente indiferenciadas, se configuran como elementos valiosos para conocer la relación de cada cultura con su entorno, el cual acaba resultando un reflejo de su propia historia, ya que el hombre, desde sus orígenes, plasma sobre la naturaleza, como si de un escultor se tratase, su visión de la época en la que vive. De esta manera, el antiguo asentamiento se va reinterpretando por etapas, bien actualizándose o cayendo en el olvido. Estas huellas o preexistencias se entrañan, a lo largo de la historia, mediante mecanismos como el reaprovechamiento de sus estructuras urbanas o vías de comunicación, o la forma de organizar su territorio para fines agrarios, mineros o ganaderos o, por el contrario, pueden quedar como simples ciudades muertas o despoblados, sin generar ningún devenir que pudiera dar lugar a una estructura territorial o urbana posterior. El asentamiento antiguo puede influenciar, de forma sutil o notoria, la cualidad de su entorno, de modo que puede marcar el origen y crecimiento de su población actual cercana, polarizando y modificando su trazado y ordenación.

Yacimiento del Cortijo Acevedo con los servicios funerarios
del cementerio de San Cayetano encima

Se pueden encontrar muchos ejemplos como este en la tesis de Javier


Así pues, el antiguo poblamiento, sito en un estrato inferior al actual, puede dejar ciertos elementos que consiguen sobrevivir, más o menos intactos, a la época que les dio origen, siendo asumidos en tiempos históricos posteriores, y convirtiéndose en lo que hoy conocemos como monumentos. Éstos establecen una relación dialéctica con el territorio a lo largo del tiempo, produciendo el intercambio de influencias necesario para que estos restos reciclados sean reconocibles, hoy en día, como una unidad, llegando a ejercer un efecto generador de ciudad por sí mismos, convirtiéndose en hitos territoriales. Además de esta asimilación, generadora de monumentos, también se ha efectuado, a lo largo de los siglos, un aprovechamiento de la ruina de carácter algo menos ordenado, y es el reciclaje de las antiguas piedras como materiales para la construcción de otras edificaciones, hecho que no goza de especial simpatía entre la comunidad arqueológica, al quebrantar el buen cumplimiento de uno de los principios esenciales de la estratigrafía: la sucesión estratigráfica. Aun así, lo cierto es que este reciclaje espontáneo, aunque antiacadémico, reporta beneficios a las poblaciones contenedoras, como la identidad o sentimiento de pertenencia que procuran estas huellas. Además, de forma no menos importante, si no se hubieran reciclado estas piedras, probablemente se encontrarían en la actualidad varios metros por debajo del territorio contemporáneo, en un estrato olvidado y, por tanto, sin utilidad alguna.

Otro ejemplo: yacimiento del río Real.
Está en los jardines de una urbanización cerrada y de acceso restringido

Imágenes de la tesis de Javier María Fernández-Rico


Sin embargo, el problema aparece cuando determinados restos del pasado afloran al presente sin haber experimentado este proceso de asimilación: en tal caso, suelen presentar graves problemas de integración, en un tiempo que les es ajeno y en un espacio que les pertenece pero que, a la vez, también les es extraño, y con el que entran en mutua confrontación. Este hecho —el afloramiento de restos arqueológicos indigestos— se produce hoy en día, generalmente, debido a los movimientos de tierras de finalidad constructiva, apareciendo en algunos casos trazas de asentamientos históricos sobre los cuales, en primer lugar, pueden abatirse complejos procesos normativos a través de las Actuaciones Arqueológicas de Urgencia, cuya misión, exceptuando en los yacimientos más notorios, estriba en la prospección y sondeo, análisis científico de restos, documentación y posterior cobertura preventiva. Tras esta primera aproximación al recién descubierto yacimiento se aplican —a través de los artículos contenidos en las normativas urbanísticas locales o, en los casos de ciudades de gran extensión, en las Cartas de Riesgo Arqueológico o en las Memorias o Catálogos de Protección Arqueológica de los Planes Generales— diversas opciones existenciales para la parcela contenedora, casi todas ellas lastrantes para el aprovechamiento de la ruina. Estas opciones muestran un amplio abanico que abarca la simple vigilancia arqueológica, soterramiento o cobertura, limpieza e incluso consolidación o restitución, en el mejor de los casos, según la normativa urbanística específica del municipio continente. Tras estos imperativos pueden ocurrir cuatro hechos:
  1. Que se pueda aprovechar el terreno para ejecutar algunos trabajos, quedando los restos correctamente enterrados y protegidos en el subsuelo (ocurriendo esto especialmente en las obras de infraestructuras).
  2. Que se traten de integrar los restos en elementos existentes (caso poco habitual excepto en yacimientos importantes o sitos en edificios o espacios públicos).
  3. Que se pongan en valor los restos dentro de la parcela contenedora (ocurriendo esto en yacimientos notorios o simplemente llamativos). La sublimación de la puesta en valor de los yacimientos, dentro de sus parcelas o en sus áreas de servidumbre, alcanza su más alta cota en los Conjuntos Arqueológicos y Parques Arqueológicos.
  4. Que, de otra manera, se limite la calificación y uso de la parcela hasta el punto de que no posea ningún uso más que el de puro contenedor de un algo invisible e intangible para la población.

Yacimiento del Entorno del Castillo de la Duquesa en 2009
Al fondo, las numerosas urbanizaciones en promoción

Foto extraída de la tesis de Javier María Fernández-Rico


En este último caso, bastante común dado el número de yacimientos de todo tipo existentes en España, se moviliza un mecanismo que parece imbricado en el inconsciente colectivo patrio: la utilización de estos espacios sin oficio ni beneficio en vertederos, situación que, temporalmente, puede aminorar el vallado de la parcela. Aun así, en el mejor de los casos, se procede a una musealización del yacimiento, quedando éste, en muchos casos, como una isla inserta en un tejido ajeno con el que no guarda relación alguna, no produciéndose una identificación del territorio con la ruina, hecho que provoca, ineludiblemente, una patente indiferencia hacia la ruina por parte de la mayoría de la población, incapaz de relacionarse con un objeto que no reconoce como suyo, un objeto descontextualizado. Una insigne malagueña, María Zambrano, explica este hecho de forma magistral: “…la ruina nítidamente conservada, aislada de la vida, adquiere un carácter monstruoso, ha perdido toda su significación…parece el resto de un crimen.”

Yacimientos analizados en la tesis de Javier María Fernández-Rico
Señalar en la imagen para ampliarla


Esta indiferencia se transforma, especialmente cuando el yacimiento se localiza en un terreno privado, en patente fricción entre el propietario y los restos arqueológicos, ya que las diversas administraciones públicas impiden el aprovechamiento de la parcela por parte del titular, sometiéndola a una tutela preventiva económicamente insostenible hasta que, presumiblemente, llegara el momento en que estas administraciones pudieran sufragar ciertas actuaciones arqueológicas sobre la misma. Este hecho facilita la transformación, muchas veces durante un tiempo indefinido, de estas parcelas urbanas o periurbanas en zonas residuales, ambientalmente inadecuadas. Así pues, entre el estrato territorial antiguo y aflorado, y el estrato contemporáneo, pueden existir diversos tipos de relaciones, de modo que pueden formar una unidad coherente, o presentar fricciones entre sí. Con el objeto de entender, clasificar y evaluar la idoneidad de estas relaciones para poder proceder, posteriormente, a diseñar estrategias de reciclaje territorial de los yacimientos, que ayuden a crear ciudad, se efectúa este trabajo, que considera los estratos, tanto el arqueológico como el actual, como seres vivos, produciéndose unas interacciones basadas en los comportamientos que provoca la existencia de uno sobre el otro.

Todavía hoy, bajo la nieve, puedo reconocer el paisaje
de mi tesis treinta y cinco años después (
Juan Sixto)

Esto es lo que ha dado de sí la columna de hoy. Como podéis comprender va dedicada a todos aquellos que están realizando su tesis doctoral o trabajos similares sean mis alumnos o no. Una parte muy importante de la investigación básica (no me refiero claro a aquellas con aplicaciones militares, farmacológicas, industriales o destinadas a ser patentadas) se realiza de forma anónima por muchas personas como Mario, Alberto o Javier que hacen su primer trabajo de investigación seria en forma de tesis doctoral. Casi todos son jóvenes (o por lo menos lo eran cuando la empezaron) y en buena parte de los casos lo hacen impulsados por la necesidad de dedicarse a la carrera docente en la universidad. Algunos lo logran y pueden seguir en este mundo, duro y apasionante, de la investigación. Pero para una parte de nuestros doctores la única investigación importante realizada a lo largo de su vida ha sido la tesis doctoral. Formar un investigador es muy costoso. Es muy costoso tanto personalmente como desde el punto de vista social. Y casi todos los que se adentran en este campo (por cierto, nada bien remunerado económicamente) lo hacen porque tienen un especial interés en descubrir un poco más de lo que se sabe. Por aventurarse, aunque sea sólo unos milímetros, en regiones desconocidas. Suelen ser unas extrañas personas que tienen interés por las cosas. Que sienten curiosidad por lo que no comprenden y son capaces de preguntarse. Eso que se está perdiendo en nuestra sociedad y que resulta imprescindible para seguir avanzando. Sobre todo en momentos críticos como los que nos ha tocado vivir. A quien corresponda: no podemos permitirnos el lujo de perderlos.


Páginas de interés


16 comentarios:

Andrés dijo...

¡Emocionante y alentador! (para un doctorando de mediana edad, que empezó jovencito, y que -si todo va bien- la acabará en breve, contra viento y marea). Gracias y un abrazo, Andrés. (y mi enhorabuena a estos tres doctores).

Miguel Alberto dijo...

Le agradezco el esfuerzo que es inédito. La verdad es que nadie se ocupa de nuestra suerte. Somos una especie de arrinconados del sistema. Nadie se ocupa de nosotros y estoy muy de acuerdo con usted en que somos un eslabón muy importante en el sistema de investigación. Estamos hasta tal punto poco reconocidos que en algunas universidades en el tiempo de realizar la tesis ni tan siquiera somos alumnos de la misma por lo que no tenemos derecho a nada. Ni usar bibliotecas ni estar asegurados. En mi caso mi director no tiene ningún reconocimiento por su tutoría, ni en horas de trabajo, ni en emolumentos complementarios. Sé por los compañeros que en Físicas, en Biología o en Informática la situación no es la misma. Generalmente tienen algún tipo de contrato con los departamentos o están matriculados como alumnos del programa hasta que leen la tesis, suelen trabajar en equipo haciendo tesis complementarias de una investigación más global y es más sencillo de que obtengan becas. Me parece que hay miles en la situación que usted describe y me parece una profunda injusticia. Miguel Alberto Reigada.

Luičenko dijo...

Pepe, me emocione con tu descripción del doctorando, que certera, como la del arriero, que sabe perfectamente quienes y cuantos estuvieron, por donde anduvieron y cuales fueron sus visicitudes... algunas podran aflorar como restos arqueologicos si es que doctorandos de tiempos futuros continuan indagando en los oceanos de investigaciones doctorales cuasiolvidadas y nunca bien pagadas. Que lindos trabajos! Gracias! Abrazo

Anónimo dijo...

Profesor, un gusto leer los ánimos que nos avanza. Verdad como dice Miguel Alberto que estamos bastante desamparados y que el sacrificio que se nos impone es grande. Pero es lindo el trabajo. En nuestro caso estamos becados y somos parte del alumnado de la universidad, pero como Vd. dice las becas son insuficientes y en futuro es bastante incierto. Aún así no cambiaría la labor por otra. Marcela.

José Fariña dijo...

Ya ha aparecido el resumen de la tesis de Javier en Cuadernos de Investigación Urbanística. Es el número 73 y podéis obtenerlo gratuitamente en .pdf en la siguiente dirección:
http://www.aq.upm.es/Departamentos/Urbanismo/publicaciones/ciur73.html

proxecto N550 dijo...

Mi primer contacto con ese ser extraño, llamado tesis, se produjo durante mis estudios de arquitectura en Coruña. Concretamente, leyendo La Ciudad de las Rías (tesis de don Andrés Fernández-Albalat Lois, 1969).
Aprovecho para transcribir el primer párrafo de dicho escrito:

“La Ciudad de las Rías”
Título como provisional y de circunstancias, vulgar a fuerza de natural, con el que denominamos y aún iniciamos la exposición de una idea-proyecto, que si no aspira a convertirse en “denuncia profética” –expresión muy en boga-, sí pretende inquietar a algunos y mentalizar a otros.

Toda una declaración de intenciones! Lo cierto es que aquella lectura ha representado para mi uno de los mayores estímulos en mi formación académica y seguramente el causante de que haya llegado al inicio de mi propia tesis.
Últimamente, algo olvidada (como no podía ser menos), pero la lectura de este artículo creo que vuelve a marcar un nuevo punto de partida y un aliento muy grande para seguir adelante. Más aún, teniendo en cuenta, que mi investigación mucho tiene que ver con Los asentamientos rurales en Galicia.
Gracias, muchas gracias!
Un saúdo dende Galicia

Fernando dijo...

Por fin alguien se acuerda de nosotros. Aunque la situación de los que estamos como profesores integrados en un departamento es mejor que los externos -no se me ocurre otra palabra- no deja de parecerse. Hacer una tesis doctoral es una aventura que cuando la empezamos nunca sabemos si se terminará ni cuando. Lo peor y lo más corriente, tal y como se refleja en el post, es tener que trabajar y llevar una familia a la vez que se hace la investigación. Yo he estado a punto de abandonar en varias ocasiones. Gracias por los ánimos. Fernando ML.

José Fariña dijo...

A proxecto N550 (ou a Xulio): O que se empeza é bo rematalo. Polo tanto: ao traballo. "La ciudad de las rías" ¡qué recuerdos! El hecho de que alguien esté trabajando en el tema de los Asentamientos Rurales en Galicia me produce una envidia sana. Pienso que es una de las cuestiones centrales en la organización del territorio gallego. Ya que mencionas a Albalat me acuerdo de que el primer artículo que publiqué sobre el tema fue en el año 1975 en la revista Ciudad y Territorio (de aquella la dirigía Fernando de Terán y Luis Moya estaba de redactor jefe). En este mismo número dedicado a Galicia (Andrés, te va a gustar) José Martínez Sarandeses y Josefina Gómez de Mendoza publicaron también uno sobre Evaluación de desequilibrios interregionales. Bueno, y creo recordar que también Manuel Gallego, José González Cebrián, Alfonso Álvarez Mora, José Bar Boo o Enrique Porto, intervinieron en ese número. Pero lo que te iba a contar es que, al final de la revista (o quizás al principio, no estoy seguro) se reproducía una mesa redonda celebrada en el Colegio de Arquitectos de Galicia en la que, entre otros, intervenían Fernández-Albalat y César Portela. Pues en esa mesa redonda Fernández-Albalat se inventó una imagen que recordaré siempre y que era algo así (tampoco estoy seguro al cien por cien): "es muy caro vivir en un entorno del siglo XIII y con aire acondicionado". Y también cuando decía, refiriéndose al disperso, que una docena de familias como unidad de convivencia era absolutamente insuficiente y que suministrar equipamientos urbanos y conectar entre sí todas estas entidades de población era ruinoso. Y eso ¡antes de que empezáramos a hablar de sostenibilidad! My God! ¡Han pasado treinta y seis años! Un abrazo y suerte.

inmaculada m portugués dijo...

Me ha emocionado su entrada, estoy sensible con el tema...; soy un "proyecto de bicho raro" y espero, en breve, poder,"darle la tabarra".

Mi más sincera enhorabuena a los recientes doctores, y admiración añadida.

Inma M Portugués

Anónimo dijo...

Son Xulio. O do proxecto N-550, non é máis que unha aventura na que nos embarcamos uns amigos máis eu, nun intento de retratar esa realidade galega dispersa e reflexionar sobre a mesma. Se conseguimos finalmente materializar o noso primeiro bloque temático, intentarei facerlle chegar un exemplar. Namentres, tomo boa nota da referencia bibliográfica e reitero os meus agradecementos por este artigo tan alentador.
Un saúdo.

Del dijo...

Muy clarificadora y a la vez alentadora esta aproximación a la interminable aventura de la redacción de tesis, desde una perspectiva tan próxima y práctica. Mil gracias. Delfín

Anónimo dijo...

Empecé la tesis hace tres años. En este período he conseguido el DEA (o la suficiencia, o el master) y he trabajado siempre en varias cosas fuera de la universidad. Si sigo con esto, a pesar de que no me pagan nada por ello (eso sí, mi director de tesis tampoco me cobra) es porque, en el fondo, tengo ese espíritu inquieto del investigador, aunque actualmente soy profe de secundaria. Sr. Fariña, no sabe cómo me ha alentado leer su artículo en un día como hoy, en el que me estaba replanteando si la tesis no era un objetivo demasiado lejano, difícil o poco práctico. Me ha gustado especialmente su recomendación, sencillísima y práctica: una hora determinada, unos días determinados; y sobre todo, su forma de describirla (como horas felices y tranquilas, en su caso). A partir de hoy, me he prometido a mí misma seguir sus indicaciones y me trazo un horizonte de dos años más para leer la mejor tesis del paisaje y teledetección que pueda hacer ;) Saludos muy cordiales. Judit.

José Fariña dijo...

Judit: espero un correo tuyo dentro de dos años invitándome a asistir a la lectura de tu tesis. Mientras llega ese momento disfruta trabajando en ella. Ánimo.

Anónimo dijo...

Sr. Fariña,
¡Le tomo la palabra! Cuando acabe mi tesis sobre paisaje se lo haré saber, creo que es bueno que uno sepa cuando influye positivamente en los demás sin que se dé cuenta :) P.D. Hoy estoy en mi "día tesis", de 5:30 a 8 con descanso de media hora, y me siento genial... Saludos a todos los que están como yo. Judit.

Jauri Sá dijo...

¡Alentador! He leído hoy su artículo y se lo agradezco muchissímo cada palabra. Soy brasileño, tengo 45 años, y he empeze a construir este sueño en España (UPC) en 2005, junto a mi mujer (y ahora junto a nuestro hijo). Estoy finalizando el trabajo y espero defenderlo este semestre (2012). Me he identificado con todo y principalmente porque soy de los que trabajan: (09-14:00) en un despacho de arquitectura en Barcelona), y de (16:00 a 22:00), religiosamente, en casa, en una pequeña habitación transformada en despacho... (donde mi hijo de casi tres años, accede por vecez y comenta: papai vem brincar comigo! , pero, papá en la mayoría de las veces tiene que contestar: "lo siento, más tarde, papá esta trabajando"... En breve se acabará...regressaremos a casa y la vida seguirá...pero habrá la certeza del objetivo logrado...
Gracias por todas las palabras... me he reído mucho también, hasta olvidé por un momento mi ardua tarea. Un fuerte abrazo, Jauri.

Karolína Hanulíková dijo...

me encantó el artículo. Como estudiante jovencita :), que está a punto de empezar su tesis doctoral encontré unos cuanto puntos interesantes y útiles.